Alegoría de la doble pantalla

Seamos francos ahora mismo (que no Franco) y miremos el panorama de DS en los sucesivos meses: un oasis. Se avecinan muy pocos lanzamientos para la consola: la segunda entrega del cansino Blanco y Negro, el crossover Pokémon X Nobunaga’s Ambition que puede que salga de Japón visto ésto, y un recién anunciado juego de la serie Adventure Time, rara cuanto menos. Las grandes producciones se pasan a las 3D de su sucesora, mientras hace un año con su entierro oficial aún salieron Okamiden, Inazuma Eleven, Layton 4… pero las prisas son las prisas. Ahora con 3DS aceptada y ya con una buena cantidad de ventas en todo el mundo, es el momento justo para enterrar a la portátil que lo comenzó todo: la auténtica revolución de Nintendo.

Dicho título fue a parar a Wii, una consola que si bien prometía una evolución de la industria, se quedó a medio camino de todo, fracasando en su propuesta inicial y aún arrasando en ventas, sin gustar del todo a las 3rd party. Se vieron muy buenos juegos en ella, pero la mayoría de parte de la propia Nintendo, que se ha quedado sola moviendo la consola. Con DS esto no sucedió. De primeras gozó de un planteamiento muy original en un momento donde se avecinaban nuevos vientos de agua y de guerra por parte de la ex-subsidiaria Sony, que había planteado con PSP un órdago al monopolio de los de Kyoto con una consola muy superior técnicamente, pero limitada. Aún con una salida más potente de PSP, al final la veterana acabaría llevándose el premio gordo.

¿Por qué? ¿Qué tiene DS que la haya hecho tan exitosa durante estos años? El principal detonador lo sabemos, pero los mecanismos estaban ahí: su peculiar control e innovaciones al mundo del videojuego. Lo primero y más importante es la doble pantalla. En serio, es algo que ni una consola ha podido igualar hasta ahora: dos pantallas, mayor visión del escenario, mayor información y también diferentes usos que darles, porque además una de las dos resulta ser táctil, el otro gran añadido de DS. El control táctil, al contrario que el cinético de Wii, fue mucho más preciso y conseguido, y al ver su efectividad y reclamo, las compañías no rehuyeron de su aplicación. De hecho, se crearon algunos juegos que muy difícilmente podrían estar en otras consolas, como Elite Beat Agents o The World Ends With You. Todo por explotar al máximo las capacidades de la consola.

Este punto es también muy importante porque con Wii podías sacar un juego con un control de movimientos horrible y diseño aterrador, pero que venderá a mares por ser la última moda en chicas pijas y compañías gorronas: poco dinero en un proyecto que les aportaría millones, destinados a las “grandes producciones”. Con DS no sucedió básicamente porque el coste de desarrollo resultó ser muy bajo: desde las grandes compañías como Nintendo, EA, Capcom, Sega, Konami, Activision, etc. hasta estudios más modestos como los emergentes 5thCell, Arkedo o WayForward, todos tenían cobijo en la portátil Nintendo. A mayor cuota de mercado, también mayores videojuegos salían en ella, y además también mayor competencia, por lo que DS se convirtió en una auténtica lucha en busca del videojuego tótem de la consola.

Esto no podía suceder en una PSP de la vida que, primero no era un reclamo, segundo no tenía público y tercero era complicado obtener beneficios en ella. Con el reclamo también hubo un plus mayúsculo que hizo que la popularidad de la consola se disparara y fue efectivamente el juego casual. El juego que lo empezó todo podría considerarse Brain Training como ideólogo de esta tendencia, que aun así no era nueva dentro del mundo de los videojuegos (habitual el género en Japón), pero sí en occidente y con una campaña de publicidad sorprendente. Una compañía fantasma al respecto como Nintendo había metido desafíos simplistas y muy logrados en pequeños spots de 15 segundos, cada vez con mayor caché respecto a protagonistas (un saludo a Buenafuente). La moda casual provocó una ventas sobrehumanas en las consolas, y el mercado quiso aprovecharlo, en algunos casos siguiendo la senda de Nintendo pero fecando en cada cartucho (un saludo a Ubisoft) pero también con el jugador habitual, que seguía estando ahí y, quizá con la inocencia de que venderían millones con las nuevas masas. No siempre se consiguió, pero el resultado y el catálogo salta a la vista.

En DS hay todo tipo de juegos, únicos como decíamos, pero también muy tradicionales: siguiendo la senda lógica de GBA y con más compañías apostando nuevas ideas en ella. El género preferido y más extendido de la consola es el RPG, aparquen todos los demás, el sumario al respecto es interminable. Los encontramos de mil y una formas: remakes, nuevas IP, rol tradicional como Dragon Quest (que se dio a conocer gracias a esta consola), rol cutre como FF, el sempiterno dungeon-crawler como Etrian Odyssey, estrategia con FFA2, Fire Emblem o Luminous Arc por ejemplo, Pokémon, Inazuma Eleven, SMT: Devil Survivor y Strange Journey… Cogiendo de pasado como Chrono Trigger pero también de juegos nuevos como TWEWY o los carismáticos Mario y Luigi desarrollados por Alphadream.

Pero no solo hubo RPGs, también plataformas clásicos (New SMB, Sonic Rush, Kirby…) como de nuevos (Henry Hatsworth), el renacido género de la aventura gráfica (Another Code, Hotel Dusk, Professor Layton, Ace Attorney, Ghost Trick), propuestas muy originales y variadas (Do It Yourself, PiCTOBiTS, Rhythm Paradise, Drawn to Life, Scribblenauts, Retro Game Challenge, Big Bang Mini) por no hablar de los curiosos juegos casual de Nintendo, destacando Picross 3D o Art Academy, y también la serie Training (Brain, English, Visual, Face, etc.) sin mencionar series tradicionales de las portátiles como Castlevania, imparable en una consola más. Hasta hubo un GTA, y nada malo comparado a las entregas numeradas. Ah, ni tampoco mencionamos todo lo que hay en el DSiWare, que también se puede adquirir en la sucesora.

Quizá grandes superproducciones no hayan habido (aunque DQ9 es algo colosal), pero variedad donde escoger había a grandes escalas, y eso también contribuía a la imágen de consola como complemento: más barata y asequible para que todo el mundo la tuviera a mano. En los géneros donde más flojeó la consola podrían ser el de conducción (Mario Kart DS estaba varios niveles por encima del resto) y también los shooters y juegos de terror, felizmente ignorados en esta consola y por este humilde (jajajaja) servidor, aún habiendo sus excepciones como su propio Metroid Prime o los Dementium. Básicamente era culpa del motor 3D de la consola: bastante limitado y que no podía tener muchos elementos en pantalla, que sino se ralentizaba la acción (un saludo a Golden Sun). PSP, al tener una mayor capacidad gráfica y mayor RAM, hizo suyos estos géneros “olvidados” de DS.

Sin duda, DS había conseguido un éxito bestial que sin embargo, no surgió de la nada en su primer año, bastante discreto en ventas, sino a raíz de su todopoderoso 2006 y la llegada de la más estética DS Lite. No se puede decir que PSP hubiera caído derrotada (80 millones en ventas, oh la la), pero esta consola había conseguido todo un auténtico paraíso jugón en tan poco tiempo, solo al nivel de PS2. Ahora le tocará a su sucesora llevar esa dolorosa carga a sus espaldas. El éxito probablemente no se vaya a repetir: con la moda de los smartphones (que se irá en su momento) y con Vita como rival se espera un resultado parecido, pero también es cierto que a nivel mundial (salvo Japón, en su propio mundo) las ventas de portátiles han reducido considerablemente. Así mismo, 3DS no está convenciendo del todo al desarrollador occidental e indie, que solo tiene ojos en Apple y la fama fácil, gratuita y breve; mientras su competidora PSVita le ocurre todo lo contrario: no tiene apoyo local nipón, y habrá que ver el occidental (aunque con la temática ports puede salvarse fácilmente a este lado).

Vistas las circunstancias no se repetirá un ciclo como el de DS salvo mayor bombazo, una consola absolutamente brutal en todos sus aspectos y que, 7 años después, llega el momento de decirle adiós con el corazón, que con el alma no puedo. Y eso sí, aún con la mirada al horizonte, porque vienen juegos para ella, y sigue vendiendo bien aún…

21 años, Valencia. Soy el jefe del blog, consumado ególatra que pone nombre a su propia web. En mis artículos busco la “esencia de los videojuegos”, aquello que los hace únicos e inimitables. A veces meto pullitas y chorradas varias para llamar la atención.

-> Géneros predilectos: plataformas, puzle, RPGs.
-> Evitar preferentemente: shooters, Final Fantasy, juegos de terror.

Twitter Skype  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

close
Twitter Icontwitter follow button