Thomas Was Alone

thomaswasalone-1Thomas estaba solo.

Thomas era un rectángulo rojo que se mueve hacia los lados en un plataformas en perspectiva 2D. Y estaba solo.

Thomas se movía por unos portales que tenían la misma forma que él.

Thomas no sabía qué hacía ahí o adonde lo llevaban los portales. Simplemente estaba solo y se movía hacia adelante por instinto.

Caía con gracia de los salientes, le gustaba tanto que le divertía. Y al mismo tiempo se movía a través de los portales.

Arriba a la derecha.

Estaba solo. Muy solo. Y sentía que el mundo lo sabía y jugaba con él.

Se encontraba con escenarios cada vez más grandes, entendió que el mundo le estaba poniendo a prueba, que debía superar niveles cada vez más complejos y con un número de obstáculos ascendente.

Thomas se preguntó si la naturaleza del mundo que le rodeaba le estaba ayudando o simplemente se estaban aprovechando de su curiosidad. Thomas siempre fue muy curioso y se hacía preguntas retóricas, sin mucha respuesta.

Arriba a la derecha.

Thomas tenía mala impresión con el agua. Le daba cierto miedo o repelús. “No tenía buena pinta”, pensaba. Y trataba de evitarla siempre que podía, pero la curiosidad era innegable.

Aprendió que si caía en ella, reaparecería en el mismo punto en el que había vuelto con anterioridad.

No avanzaría, qué mal sentimiento le retorcía las planas entrañas de Thomas. Y él mismo, sin ningún motivo aparente, seguía avanzando.

Arriba a la derecha.

Siempre arriba a la derecha.

Hasta que se dio cuenta de su precipitada conclusión al moverse arriba a la derecha. Thomas no se había movido por instinto, sino que el mundo quería que llegara allí. Y entonces… entonces se dio cuenta.

Thomas no estaba solo.

thomaswasalone-2Este es el preámbulo de la obra de Mike Bithell, programador de juegos flash y creador de este plataformas tan particular a nombre de Thomas Was Alone, lanzado en 2010 y desarrollado dentro de Bossa Studios una versión a lo grande para PC, PS3 y Vita, tras salir en el servicio PS Plus en el pasado mes de abril. Nadie debe esperar grandes valores de producción ni una puesta en escena espectacular por parte de Bithell, del mismo modo su juego tiene varios errores que merman considerablemente el resultado final del mismo. Los juegos indie son siempre obras de autor, pinceladas sueltas de un cuadro minimalista plasmando con muy poco, que se despoja de toda ilusión o detalle para reducir todo al mínimo común múltiple: sencillez y jugabilidad.

Durante los 100 niveles que hace gala el juego (10 mundos, 10 niveles cada uno) veremos la historia de Thomas, un rectángulo rojo que está solo en lo que parece un programa abandonado, que pronto irá conociendo a otros cuadriláteros de diversas formas con los que congeniará y progresará en equipo durante los niveles del juego. Durante los niveles se escuchará a un narrador omnisciente que a base de fragmentos, irá confeccionando una personalidad y carácter a cada uno de los personajes que forman parte de la trama, comenzando por sus nombres y pasando por la antipatía de Chris, las ansias de ser superhéroe de Claire, la fuerza atlética de John o el sentimiento de manipulación que vive en sus pieles Laura… una paradoja frente al minimalismo en el que incide Bithell, provocando que los personajes transmitan cero al jugador de forma interesada, pues sus acciones no tienen matices que las representen ni explicación básica puesto que el objetivo más básico es moverse por unos portales que se activan al poner la figura. Ni más ni menos.

Sin embargo, estamos ante un claro ejemplo de cómo puede plasmarse un conocimiento irreal, fantasioso en un videojuego, y a la vez dotar de credibilidad a estos personajes creados exclusivamente por el narrador. Sin referencias y detalles en los que fijarse, la historia de Thomas Was Alone incide en el espíritu de equipo, en una aventura hacia lo desconocido que rompe fronteras y que se amolda a los gustos del autor. Los personajes vienen y se van, desaparecen y aparecen otros nuevos: todo construye una metáfora del esfuerzo de superación que adquiere varios significados a través de algunos niveles clave de la aventura, tempestivos y sin una gran presentación. Un servidor incluso diría que se trata de una recreación del yo del propio Bithell narrando con rectángulos su propia vida y trayectoria para crear su videojuego.

Probablemente el juego no puede entenderse de una primera pasada, y es bien cierto que también faltarán otros detalles grises a los que el jugador tiene que construir con su mente, pero Thomas Was Alone es un buen ejemplo de cómo contar un argumento en un videojuego, con personalidad, mucha imaginación y sin perjudicar a la jugabilidad en sí, pues todos queremos jugar y construir mientras el otro quiere amoldar un abanico de ideas alrededor de su camino. En este sentido, no puede criticarse el trabajo realizado con mucho amor (incalculable) hacia este juego indie, pero los problemas de Thomas Was Alone son otros…

thomaswasalone-3Claire estaba sola.

Sabe que ha llegado el momento.

No quería pensar en ello, no quería saber de ello. Intento mantener el silencio mientras caía al agua sin remedio alguno…

¡Pero entonces, Claire descubrió algo sorprendente! ¡Era capaz de flotar en el agua!

No sabía cómo lo hacía o por qué motivo podía flotar en el agua, pero hacerlo le daba vitalidad para seguir adelante. Debía ser como una especie de señal…

Chris estaba frustrado porque sus saltos eran ridículos en comparación con los de Thomas.

No podía cruzar el agua y necesitaba saltar encima de él para poder llegar a sitios más altos.

Claire observo al rectángulo rojo y el cuadrado naranja y decidió ayudarles a cruzar el agua. La antipatía de Chris no le irritaba, mientras los pensamientos de Thomas le mareaban un poco. Pero podía ayudarlos a cruzar igualmente.

A Claire le gustaba llevar a los dos cuadriláteros hacia el otro lado. Sentía que les estaba haciendo un favor.

Y sintió por dentro que era para lo que había nacido.

Era como una superheroína.

¡SuperClaire al rescate!

Y Claire volvía a triunfar llevando a sus amigos cuadriláteros hacia adonde necesitan ir. Claire se sentía feliz ayudando a los demás rectángulos más pequeños que ella.

Pero tenía un problema. Y es que una superheroína necesitaba tener un archienemigo con el que tener que enfrentarse a muerte. Alguien que diera significado a su profesión.

Claire veía a Chris el candidato número uno visto lo malhumorado que siempre estaba.

Entonces Claire decidió darle el título de villano a Chris.

thomaswasalone-4La jugabilidad de Thomas Was Alone es muy simple: el jugador manejará a uno de los cuadriláteros de la imagen y podrá cambiar de personajes con un botón. El objetivo será llevarlos a los marcadores de su tamaño correspondiente para dar por finalizado el nivel, y la única habilidad propia que tendrán los cuadrados será la de saltar. Pero obviamente, cada uno tendrá una cualidad que les hará únicos respecto a los demás: Thomas es el chico estándar, Chris salta muy poco y se mueve muy lento, John salta una barbaridad y se mueve muy rápido, Claire puede flotar en el agua, quien salta encima de Laura sale rebotado hacia arriba (pobrecilla) y así sucesivamente con cada variedad cuadricular que veamos en el juego.

Al principio tras los primeros niveles, el juego potenciará su sistema de juego buscando la cooperación entre los protagonistas, jugando con las plataformas de forma que X personaje necesite de otro para progresar y así consecutivamente. Aquí se aprecia la gran idealización de la jugabilidad y lo bien que se han trabajado los niveles para que cada uno tenga un grado de importancia y no se deje a uno aislado por el camino… igualmente todos tienen que llegar a la meta. En cambio, el principal problema de Thomas Was Alone es su inconsistencia y su mal uso de la cooperación en grupos cada vez más grandes. Bithell no ha sabido emplear de forma conveniente grupos de más de 3 cuadriláteros, por los que suele partirlos en varias trayectorias y que se desarrollen con técnicas ya empleadas en niveles anteriores. La idea podía haberse explotado mucho más de lo que ha conseguido, y eso ha repercutido en la dificultad y duración del juego.

Muy escasas en ambos sentidos. Thomas Was Alone tiene una curva de dificultad para santiguarse, muy mal llevada y sin ningún nivel que suponga un reto para el jugador, desaprovechando oportunidades en el diseño y recurriendo a diseños repetidos y faltos de novedad. Se podría decir francamente que de los 10 mundos, probablemente el más difícil sea el tercero o el cuarto, puesto que la dificultad va en declive a medida que avanza el juego, y definitivamente se aparta de la cooperación al llegar a los niveles con más personajes, donde Bithell decide separarlos uno a uno y darle algunas funciones tácticas básicas. Y patapán. Junto a las 4-5 horas que puede durar la experiencia completa, Thomas Was Alone se antoja un producto a nivel jugable deficiente y al que le faltan varias primaveras para florecer.

Y no es una cuestión de falta de ideas, porque el juego ofrece algunos registros interesantes (4-5) y diseños novedosos como loops interminables, bolas que colocar en un punto determinado o casillas que cambian las habilidades de los cuadrados que los toquen… pero TWA aprovecha estos elementos muy mal y aporta un diseño de niveles poco ingenioso y mejorable. Da rabia, porque el resultado final está bien pero es insatisfactorio, podía haber sido mucho mejor y da más rabia que el juego se vea anclado a un esquema de juego predeterminado y cuando intente variarlo, no pruebe esos nuevos conceptos con otras ideas. Además, no existe ningún tipo de rejugabilidad o extensión al juego tras completarlo más allá de los trofeos / logros del juego, que son bastante sencillos de obtener y que consisten en recoger dos puntos en cada mundo para desbloquear el respectivo trofeo. Así que, a la falta de ideas en la jugabilidad, se le añade una falta de contenido que lastra la presunta recomendación del juego.

thomaswasalone-5A nivel gráfico estamos ante un juego simple que no hace gala de alardes visuales y que se basa en una exposición básica de colores planos y animaciones con tonalidades dispersas al fondo de cada escenario. Sin embargo, a traves de tres elementos muy característicos en el diseño del juego es capaz de aportar un resultado resultón y atractivo. Son 1. El juego de luces que emplea, partiendo de un haz de luz etéreo y dando cobijo a la sombra a través de las plataformas y el movimiento de los cuadriláteros. 2. Todo el marco y escenarios del juego están ligeramente inclinados hacia un lado, nunca rectos pero sin afectar a la jugabilidad en sí: es una perspectiva únicamente estética. Y por último 3. El diseño está compuesto básicamente de cuadrados y otras formas cuadriculares. Rehuye del círculo, nunca emplea polígonos de más de 4 lados y busca “la perfección del cuadrado” como la plataforma más básica de movimiento.

En el apartado sonoro, solo hay dos puntos que reseñar y muy bien trabajados. El primero es la banda sonora compuesta por David Housden con un gran hincapié buscando ambientes relajados, adaptando el piano y las cuerdas hacia sonidos más artificiales para expandir la experiencia. La relajación y un pellizco de emotividad son las claves que mueven el juego, y en cierta forma Bithell declaró que “Housden hizo que el juego creciera mucho más de lo que hubiera hecho yo. Es un héroe”. Sí, es Claire (¡una chica cabecicubo!), pero no todo el mérito debe corresponderle a él. Aunque la barrera del idioma es más difícil de franquear con la narración, el cómico americano Danny Wallace puso la voz del narrador dejando un resultado muy bueno y lejos de toda gracieta que pudiera quitarle profundidad al argumento. Eso sí, el juego está en español también, por si acaso…

Thomas Was Alone es un buen juego que cumple lo que promete y aporta más que una trama, una atmósfera onírica que realza la experiencia básica del juego y la aventura del jugador. El problema es que cumple poco y no satisface en el plano jugable, dejando un resultado lastrado por su escaso contenido y rejugabilidad. El autor luego metió algunos niveles más vía DLC de pago, pero como siempre decimos por aquí: hemos completado el juego al 100%. Las sobras, que se las queden. Sobre futuros proyectos, parece que Mike Bithell está trabajando en algo nuevo, pero no suelta prenda sobre lo que será. Difícilmente sería un TWA2 visto que esta obra se abre y se cierra al instante, pero no hubiera estado mal una continuación si esta implicara una mayor extensión y contenido, desgraciadamente Thomas Was Alone no ha conseguido una popularidad muy grande y todo hace pensar que habrá que esperar aún mucho para que Bithell suelte prenda. Hasta entonces…

Thomas seguirá solo.
(¡SOY EL PUTO AMO CERRANDO ARTÍCULOS!)

thomaswasalone-final

Yo solía escribir… en un blog de videojuegos, pero solía escribir…

-> Géneros predilectos: plataformas, puzle, RPGs.
-> Evitar preferentemente: shooters, Final Fantasy, juegos de terror.

Twitter Skype  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

close
Twitter Icontwitter follow button