Dead Head Fred

DHFEstados Unidos. Nueva Jersey. La pequeña ciudad de Hope Falls dejó de ser el apacible lugar de descanso que un día fue en el momento en el que el mafioso Ulises S. Pitt puso los pies sobre ella. Altos índices de radiación y componentes tóxicos fueron las consecuencias de la inauguración de la ‘Planta Nukular’ que trajo consigo, gracias a la ayuda del excéntrico doctor Steiner. A la larga, la contaminación ambiental derivada de la energía nukular, provocó mutaciones tanto en el ecosistema de Hope Falls como en sus propios habitantes. Pero la creación de este estado de caos y desolación sólo era la punta del iceberg del verdadero plan de Pitt en su escalada hacia el poder. Bajo los cimientos de la extorsión criminal, el mafioso escondía un sentimiento de venganza hacia el gobernador de Hope Falls y su viejo Capo, Vinni Rossini. La muerte de éste en extrañas circunstancias no dejó indiferente a nadie y su hija, Jeanne, decidió contratar los servicios de su novio, el detective privado Fred Neuman, para esclarecer de una vez por todas los turbios asuntos que rodeaban a la figura de Ulises S. Pitt. Pero en el transcurso de la investigación Fred fue descubierto, pagando por su descuido un precio muy alto: su cabeza. El cadáver del detective fue a parar a manos del doctor Steiner que, sintiéndose responsable de todas las calamidades acontecidas en los últimos años, decide devolver a la vida lo que queda del cuerpo de Fred. Es así como las últimas esperanzas del científico por salvar a Hope Falls de las maquiavélicas garras de Pitt recaen en un difunto detective decapitado, más preocupado por recuperar su cabeza que por convertirse en el héroe de la ciudad.

Bajo esta rocambolesca introducción comienza Dead Head Fred, título que la desarrolladora americana Viciuos Cycle Software estrenaba en 2007 para PlayStation Portable. En un universo que mezcla las películas de cine negro de los años ’40 con las películas de terror de serie B encarnamos al amnésico zombie de Fred Neuman, que tendrá que ir recogiendo pistas que le lleven hacia la identidad de su verdadero asesino. La ausencia de cabeza puede parecer, a simple vista, un hándicap para las aventuras del interfecto detective. No obstante, el doctor Steiner se las apañó para convertir al punto débil de Fred en la herramienta definitiva para sobrevivir en los tóxicos parajes de Hope Falls. Y es que el científico americano ha dotado a Fred con la habilidad de cambiarse de cabeza, adoptando a través de ellas las técnicas de sus antiguos portadores. A lo largo de la historia podremos recolectar un total de nueve cabezas diferentes, cada una de las cuales con las características necesarias para poder ir avanzando por los distintos escenarios. Desde el camuflaje óptico o la capacidad de respirar bajo a el agua, pasando por la inmunidad al fuego hasta encoger de tamaño. Destrezas que Fred obtendrá decapitando a toda la fauna de monstruos y psicópatas que pueblan Hope Falls – zombies, verdugos con hachas, espantapájaros con poderes psíquicos… – y que el jugador tendrá que ir usando correctamente a lo largo de esta aventura 3D con toques plataformeros – muy parecida a las que pudimos disfrutar en su día en la primera PlayStation –.

930382_20070628_screen006

De las nueve cabezas disponibles, tendremos la libertad de escoger ocho de ellas – jarra, zombie, esqueleto, maniquí, Tiki, espantapájaros, ídolo de piedra y mutante – siendo la cabeza reducida la única que no podremos controlar directamente, dependiendo de un indicador en la parte superior de la pantalla que nos señalará cuándo es el momento de usar sus habilidades. Un indicador que, por cierto, resta dificultad al título, pues su presencia casi constante merma las opciones del jugador. Esto se acentúa en el momento de los enfrentamientos contra los enemigos, ya que nos revelará cuál es la cabeza más adecuada para derrotar a nuestros contrincantes. Lo mismo ocurre con los puzzles que Dead Head Fred plantea en ciertos puntos de la aventura, pues en cualquier momento podremos acudir al indicador, capaz de ofrecer la solución al alcance de un botón y eliminando de un plumazo toda la emoción conseguida – algo que, por otra parte, puede hacer las delicias de los jugadores más perezosos en el ámbito de los rompecabezas –.

Mientras que en los aspectos anteriores encontramos un exceso de pistas y ayudas, al otro lado de la balanza se encuentra la exploración de Hope Falls. Las andanzas del detective por esta ciudad de Nueva Jersey se caracterizan por la carencia de datos que ayuden en la orientación del usuario. No obstante, al contrario de lo que pueda parecer, este hecho, lejos de ser negativo, sirve como estímulo para el jugador, pues pese a contar con un guión más que atractivo, aderezado de muchas pinceladas de humor negro, Dead Head Fred es un título que necesita de algo más que plataformas y decapitaciones. Es así, a base de pequeñas dosis de desconcierto, como este rasgo a priori perjudicial para el resultado final del producto, se convierte en el condimento que impide que el jugador caiga en la monotonía. Un factor que se presenta en su justa medida y que sirve como contrapunto a todas las facilidades impuestas por el indicador – pues a pesar de que nos empeñemos en eliminarlo en el menú de opciones, continúa apareciendo en determinados momentos –.

288328-dead-head-fred-psp-screenshot-world-maps

Gracias la existencia de un diario en el que Fred irá a apuntando sus objetivos, el jugador siempre tendrá – al menos – una vaga idea de hacia dónde tiene que dirigirse, sin entrar en demasiados detalles y contando con libertad a la hora de explorar los ocho escenarios en los que se divide Hope Falls. Éstos están conectados a través de un sistema de alcantarillado especialmente ideado por el doctor Steiner, pudiendo viajar siempre que queramos a las zonas que hemos visitado con anterioridad. Estos espacios son bastante variados, encontrando desde un sombrío bosque – con claras influencias de Sleepy Hollow –, una granja o un cementerio de residuos tóxicos.

En cuanto a los combates, es bastante reseñable la IA de los enemigos, siempre dispuestos a rodearnos y hacernos morder el polvo. Por suerte, Fred puede realizar diferentes combos mediante los botones equis y círculo que, según la cabeza que tengamos equipada, poseerán diferentes frecuencias de ataque. Una vez que nuestros enemigos estén totalmente debilitados, Fred procederá a su decapitación pulsando el botón triángulo. Además de esto, el detective posee dos tipos de ataques especiales, uno en área y otro más centrado en un solo contrincante. Cada vez que recolectemos cinco cabezas de cada monstruo, podremos acudir a una de las muchas tiendas de cabezas abiertas por todo Hope Falls, con el objetivo de que su dependiente nos fabrique una a nuestra medida. Una vez hecho esto, podremos equiparnos la cabeza de nuestro enemigo y disfrutar de sus habilidades. Pero eso no es todo lo que la tienda puede ofrecernos. Aquí también podremos mejorar las habilidades de las cabezas adquiridas, habiendo un total de dos actualizaciones por cada cabeza – eso sí, necesitaremos de gusanos dorados para llevar a cabo dichos arreglos –.

batalla

Y es que la radiación de la energía nukular ha hecho de Hope Falls un lugar floreciente para las nuevas especies. Entre ellas destacan los gusanos, que se han convertido en el complemento perfecto para la creación de todo tipo de bebidas energéticas. Éstas podrán alterar diversos estados de nuestro personaje, mejorando su capacidad defensiva o de ataque o simplemente recuperando la vitalidad. Junto a los gusanos, Dead Head Fred posee un amplio abanico de objetos que nuestro protagonista podrá ir recolectando de enemigos derrotados. Éstos suelen ser inútiles, pero idóneos para su venta en diversas tiendas de la ciudad a cambio de unos pocos dólares, que nos servirán para la compra de otros ítems más interesantes.

Al tratarse de un título para una consola portátil, Dead Head Fred cuenta con un número considerable de puntos de control desde los cuales retomar la partida en caso de que nuestra vitalidad llegue a cero. Sin embargo, este aspecto se hace tan reiterativo que vuelve a restarle dificultad al juego, pues la asiduidad de estos checkpoints llega a tal un punto que los objetos que permiten recuperar vitalidad pierden su razón de ser. Y es que los brebajes curativos no tienen sentido para los jugadores que saben de antemano que poseen vidas ilimitadas y puntos de control cada pocos pasos. Siguiendo con esta línea, el título ofrece la posibilidad de guardar la partida en cualquier momento de la aventura.

diminuto DHF

La cámara en tercera persona, como viene siendo habitual en esta clase de títulos, posee unos controles muy toscos, que requerirán de un periodo de adaptación para el jugador. Por suerte, pulsando el botón inferior de la cruceta la cámara se coloca inmediatamente en la espalda de nuestro protagonista, poniéndonos las cosas fáciles en el caso de que haya problemas cerca. No obstante, a la hora de saltar de una plataforma a otra, la cámara dará al usuario muchísimos problemas, pues hay momentos en los que se hace imposible de controlar. Por otro lado, Fred también posee con una visión en primera persona, muy útil a la hora de llevar a cabo ciertos ataques especiales de algunas de las cabezas. El problema de la cámara sólo es superado por los excesivos tiempos de carga del juego, inadmisibles tratándose de un título desarrollado para una consola portátil. Cada vez que cambiamos de ubicación – que son muchas veces – aparece la pantalla de carga, algo que con toda seguridad invitará a la desesperación de los jugadores más impacientes.

Pero no todo son puntos negativos. Un aspecto destacable de Dead Head Fred es la cantidad de recursos que los desarrolladores han ideado para alargar la vida al título. Además del objetivo principal de la trama, muchos de los personajes esparcidos por todo Hope Falls nos irán ofreciendo misiones secundarias, las cuales podremos aceptar o rechazar cuándo y cómo queramos. Una vez completadas recibiremos una recompensa, que normalmente será dinero, objetos o nuevas áreas a explorar. Junto a estos sub-quests se encuentran los minijuegos: el billar, la máquina de pinball, las peleas de gallos y la pesca; que ayudarán a incrementar las horas de juego si queremos completar el título al cien por cien – entre quince y veinte horas –.

288345-dead-head-fred-psp-screenshot-mutant-roosters-fight-mini-games

Gráficamente, Dead Head Fred destaca por la animación de las caras de los protagonistas, así como por los detalles de algunos escenarios. Una lástima que ese nivel no se mantenga durante todo el título, pues en Dead Head Fred podemos encontrar cambios notables de calidad. En contraposición al diseño de los protagonistas, los personajes secundarios no están para nada cuidados, consistiendo en modelados que se van repitiendo una y otra vez allá por donde vamos. Muchos de los escenarios se encuentran vacíos, despojando al jugador de toda interactividad con el medio – además de estar acompañados de unas texturas un tanto pobres –. Por otra parte, a pesar de que existe un número de enemigos considerable, su aparición continuada termina por ser repetitiva.

En el título predominan generalmente los tonos lúgubres y sombríos, respetando la estética detectivesca y de película de terror que decíamos al inicio de este texto. No obstante los colores protagonistas, y los que sirven como seña de identidad a la historia, son los diferentes verdes que inundan los páramos de Hope Falls. Los residuos nukulares y la toxicidad, a nivel general, son los desencadenantes de todo lo que acontece alrededor de Fred Neuman, algo que se ha sabido mantener presente en la paleta de colores. Verdes también son los menús del juego, de un diseño gráfico muy atractivo y dinámico, presidido por todo tipo de líneas diagonales y con motivos científicos.

288330-dead-head-fred-psp-screenshot-pause-menus

A nivel sonoro es imposible no mencionar su impecable doblaje al inglés, con interpretaciones dignas de un guión que fue galardonado por el Gremio de Escritores de Estados Unidos. Por suerte para los hispanohablantes el título cuenta con la opción de habilitar subtítulos en castellano. Menos trabajada es su banda sonora, que termina por volverse repetitiva a las pocas horas de juego. En buena parte se debe a su escaso número de composiciones, a las que se acude con demasiada frecuencia, mientras que otros pasajes del título quedan sonoramente desnudos. No obstante, estos temas se adecuan con el estilo del cine negro al que Dead Head Fred trata de parodiar. Lo mismo ocurre con los efectos de sonido, que aunque correctos, cumplen su función sin marcar la diferencia.

Estamos muy poco acostumbrados a ver en PlayStation Portable títulos que no respondan a un remake, spin off o port. En este caso nos encontramos con un juego totalmente original para la consola portátil de Sony que, desafortunadamente, pasó muy desapercibido para el gran público – quién sabe si, quizá, hubiera encontrado una mejor acogida en PlayStation 2–. Dead Head Fred trata de encandilar al público con sus mejores bazas: a través de un guión muy trabajado, en clave de humor negro, y con elementos que encierran reminiscencias a títulos de culto como MediEvil. Hope Falls aspira a ser un Gallowmere; incluso a Nosgoth de Legacy of Kain. Sin embargo, los esfuerzos del detective por alcanzar ese carisma se quedaron a medio camino. A pesar de esto, Dead Head Fred constituye una propuesta muy interesante dentro del catálogo de PSP, asegurando acción y carcajadas para todos aquellos que se animen a buscar la cabeza de este cadavérico detective.

24 años. Salamanca – Edimburgo. Megadrive y Shining Force II me traumatizaron de por vida y acabé en una facultad de hipsters andaluces matando el tiempo. Un día perdí la consciencia mientras inventaba historias y sujetaba micrófonos con un palo. Cuando abrí los ojos, me di cuenta de que estaba hablando de videojuegos con un pepinillo con lanza.

–> Géneros predilectos: JRPG y Survival Horror.
–> Evitar preferentemente: FPS. ¡Aunque no le hago ascos a nada!.

Twitter Skype 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

close
Twitter Icontwitter follow button